domingo, 19 de diciembre de 2010

Psicologia de la Mentira, la. INTRODUCCION



DEDICADO A WIKILEAKS

La picologia de la mentira
Aut. Jose Maria Martinez 
Edit. Paidos 2009

PROLOGO


La mentira y el engaño forman parte, se quiera o no, de las relaciones humanas en todos los ámbitos, tanto privados como públicos, y en todas sus vertientes, ya sean relativas a la amistad, el afecto, la política o la economía.

Saber por qué se miente o por qué nos intentan engañar es también conocernos a nosotros mismos.
Es saber cómo y por qué nos comportamos de una manera u otra en determinadas circunstancias y ante determinadas personas, cuáles son nuestras emociones y nuestros miedos, qué queremos conseguir o qué queremos evitar y qué queremos que hagan o dejen de hacer los demás.

El objetivo de este libro es describir la conducta del mentiroso, pero también la de quien quiere descubrir la verdad.
Se aborda el proceso de indagación y cómo se puede intentar conocer la verdad o impedir que nos engañen.
Se expone con detalle una anatomía de la mentira en la vida cotidiana, pero también se arroja luz sobre el papel del engaño en ámbitos específicos, como el mundo de la justicia y las relaciones comerciales.

Este libro le ayudará a saber por qué a veces queremos o intentamos que los demás no sepan la verdad y por qué los demás intentan hacer lo mismo con nosotros.
Aprenderemos, con un poco de suerte, a saber cuándo nos engañan y cómo lo hacen.
Veremos también por que hay personas que mienten con tanta facilidad y a quienes es muy dificil «pescar» en una mentira.

Cuando se investigan y se divulgan, como es este caso, las técnicas de detección del engaño, lo primero que llama la atención es la convivencia entre dos enfoques que representan dos perspectivas y dos mundos diferentes.
Por un lado, la investigación científica de psicólogos, psicofisiólogos y criminólogos y, por otro, la práctica profesional de policías, interrogadores, juristas y poligrafistas.
Aunque todos estudian lo mismo, cómo separar al que dice la verdad del que miente, muchas veces sus hallazgos y experiencias no sólo pueden no coincidir, sino incluso oponerse.
A este respecto resulta chocante el optimismo y la seguridad respecto a la eficacia de las técnicas por parte de interrogadores y poligrafistas, que trabajan en el mundo de su aplicación, con el escepticismo e incluso rechazo de las mismas propios de científicos e investigadores.
Lo segundo, y derivado de lo anterior, es la gran diversidad de disciplinas científicas y de campos de conocimiento teórico y práctico que confluyen en este ámbito.
El libro presenta una síntesis de estas múltiples aportaciones, que puedan ser útiles a las personas interesadas en conocerse y, sobre todo, en conocer mejor a los demás.

Este libro es una continuación de los trabajos del autor en el ámbito de la Psicología de la Comunicacion, en particular del Manual de comunicación persuasiva para juristas, y de otros estudios sobre la comunicación humana y la detección del engaño, y está dedicado a los psicólogos, los científicos que estudian el comportamiento y en particular a Paul Ekínan, pionero del estudio científico de la detección no verbal del engaño.
También a todos los psicofisiólogos que han dedicado años y esfuerzo al estudio de los cambios fisiológicos que acompañan a las emociones asociadas con mentir y engañar.






INTRODUCCIÓN


Historia del mentiroso: El mentiroso no tiene historia. Nadie se atrevería a contar la crónica de la mentira ni a proponerla como una historia verdadera. ¿Cómo contarla sin mentir?

FERNANDO ARRABAL

En todas las épocas ha existido un interés tanto institucional como privado en que las personas digan la verdad y consecuentemente en saber cuándo alguien miente y cuándo es sincero.

Saber la verdad y descubrir el engaño son objetivos compartidos por numerosas instituciones, entre las que destacaríamos la justicia y la Hacienda Pública, pero también por la mayoría de las personas que en sus relaciones familiares, sociales y profesionales, están muy interesadas en saber cuándo alguien engaña o intenta engañar.

Existe, por tanto, una necesidad individual y social de saber la verdad.
Buscamos información, y hasta llegamos a contratar a profesionales, investigadores privados o abogados para salir de dudas en temas que consideramos importantes o cruciales para nosotros.
Existen instituciones, entidades o grupos de personas, como la policía, la fiscalía, la judicatura, los servicios de infórmación, los periodistas y particularmente el llamado periodismo de investigación, que buscan la verdad.
Somos curiosos por naturaleza y pagamos o pagaríamos dinero por conocer hechos y detalles o por salir de dudas sobre una cuestión determinada.

La sociedad tiene, además, la necesidad de establecer la verdad en situaciones graves o delicadas: por ejemplo, para saber quién ha cometido un crimen o dónde está el dinero producto de un fraude.
Todas las personas, en muchos momentos de su vida, experimentan también la necesidad de saber si lo que escuchan, en temas que consideran personalmente muy importantes, es o no verdad.
Por otro lado, el mundo de los negocios se basa en la confianza mutua, que puede destruirse fácilmente con una mentira o un intento de engaño.
Una mala información puede llevar a una merma en los beneficios e incluso a la pérdida de la empresa.
Saber si nos dicen la verdad nos preocupa a todos.

Hay otra importante razón para estudiar el comportamiento del mentiroso y la psicología del engaño, y es que a una persona que dice la verdad, lamentablemente, puede que no la crean. Por ello, siempre es bueno saber en qué se basa la gente para creer lo que escucha.

No existe ninguna técnica, instrumento o sistema, ya sean humanos o mecánicos, que permitan saber de forma infalible si alguien está mintiendo.

Lo que obtenemos, directamente y a través de las técnicas que se exponen a continuación son indicios, más o menos fiables, de que una persona está intentando engañar.
Este libro trata principalmente de los indicios que podemos detectar a través de la conversación, del planteamiento oportuno de las preguntas adecuadas y de la observación de las reacciones del interlocutor a estas preguntas.
La mayor parte de las técnicas se basan en formular las preguntas oportunas en una conversación, entrevista o interrogatorio, por parte de quien llamamos convencionalmente investigador o interrogador, y en observar las respuestas de la persona sincera o inocente o, en su caso, mentirosa o culpable.
La decisión sobre si alguien miente o no es una suposición, conjetura o hipótesis que se corroborará o no, en función de los datos o pruebas que se puedan reunir.
Entre los datos que pueden confirmar la suposición o conjetura figura en lugar destacado la confesión o admisión por parte de la persona interrogada del hecho que se indaga.

La verdad y la falsedad se manifiestan a través de indicios.
En muchas ocasiones, no sabemos con certeza lo que ocurrió a no ser que nos lo revele o nos lo confiese el propio mentiroso.
Incluso, en algunos casos, la confesión no es indicadora de la verdad, ya que la persona puede estar encubriendo a alguien.
Esta carencia de la «verdad de base» es el origen de las técnicas de detección del engaño.
Lo cierto es que si supiéramos con certeza lo que ocurrió, la verdad de base, no nos harían falta las técnicas a las que dedicamos los capítulos que siguen.

A lo largo del libro se exponen ejemplos de manifestaciones y comportamientos que caracterizan al mentiroso o a la persona que intenta engañar.
Estos ejemplos, obtenidos en su mayor parte de los medios de comunicación, deben entenderse como tales, es decir, como ilustraciones y no como evidencias o pruebas directas de que las manifestaciones de las personas citadas son mentiras.

Por último, hay que señalar que las técnicas de detección del engaño se parecen entre sí y algunas de ellas han servido de modelo a las demás, por lo que cierta reiteración es inevitable cuando se exponen por separado.


¿Qué es mentir?

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE), mentir es «decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa».

Consecuentemente, mentira es la «expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa».

Engañar es «dar a la mentira apariencia de verdad o “inducir a alguien a tener por cierto lo que no lo es, valiéndose de palabras y de obras aparentes o fingidas”.
Mientras que la mentira se refiere a si el contenido de un mensajeje refleja adecuadamente o no la realidad, el engaño, o la acción de engañar, incluye el concepto clave de intencionalidad o voluntariedad. Dado que muchas mentiras pueden ser no intencionadas, la detección del engaño en sentido estricto es la detección de la susodicha intencionalidad.

Existen muchas acciones que no son exactamente mentiras, pero que esconden igualmente la verdad.
Algunas de ellas están socialmente toleradas.
Una de estas formas es la exageración.
En la vida corriente aceptamos las exageraciones en nuestro lenguaje y en el de los demás, dentro de unos límites.
Sin embargo, en algunas ocasiones la exageración se utiliza con el objetivo específico de mentir o engañar, por ejemplo en las entrevistas de empleo y en los currículos escritos (véase el capítulo 6).
En el ámbito del periodismo, la exageración es frecuentemente una parte del oficio del redactor de artículos o de quien escribe los titulares de una noticia.

Dado que la intencionalidad y el propósito deliberado son los elementos definitorios del engaño, las mentiras de las que nos ocupamos en este libro son las que tienen la finalidad de engañar.

Como hemos dicho, la detección del engaño no es tanto comprobar la verdad o la falsedad de un acontecimiento como descubrir la intencionalidad de ocultar información o de proporcionar información falsa de forma deliberada.

Las mentiras «malas», o engaños, no están sugeridas ni autorizadas por una tercera persona, su destinatario o destinatarios no las esperan, no poseen una finalidad amistosa o altruista y pretenden causar un daño o perjuicio, del tipo que sea, a una víctima, evitar o aliviar un castigo a uno mismo o a otros, o proporcionar una ventaja o beneficio indebido a quien las fórmula.

¿Por qué se miente?

En general, se miente por el temor a las consecuencias de que algo se sepa: algo que se hizo, que no se hizo, que se oyó, que se vio, que se dijo o que se supo.

Se miente para culpar a otra persona.
Por no querer asumir responsabilidades.
Para dañar a otro o para no enfrentarse a problemas propios o de allegados.
Se miente para ocultar algo y para evitar la vergüenza que se siente por lo que se ha hecho y por sus consecuencias, ya sean éstas personales, legales o de otro tipo: libertad o prisión, separación matrimonial o de la persona amada, conflictos y distanciamiento familiar, pérdida del empleo.

Más aún, si se descubre que se ha mentido puede haber consecuencias negativas y a veces peores que las acarreadas por el dato o hecho que se intenta ocultar.

Se miente también para conseguir una ventaja sobre otra persona o para obtener un beneficio que, diciendo la verdad, se duda de poder alcanzar.

 La mentira y el engaño son instrumentos para conseguir muchos objetivos en esta vida, ya sean de tipo económico, social o amoroso.

Por ejemplo, mi vendedor puede mentir para conseguir un encargo o un pedido, por la codicia de obtener un beneficio o por las consecuencias que le puede acarrear el no conseguirlo.
En este sentido, la mentira es muchas veces un intento de controlar y de manipular el comportamiento de los demás.

Se miente también por otras razones muy variadas y complejas y a veces «positivas»: para ayudar a alguien, como ocurre con las «mentiras altruistas», o para halagar, alegrar o intentar hacer felices a los demás.
También para no dañar a los demás, para evitar conflictos personales o familiares, o para no frustrar planes o proyectos propios o de otros.
Es típico no querer que los amigos o la familia se enteren de algo negativo acerca de nosotros o de algo que les puede perjudicar.
En muchos casos existe un miedo real y fundado a que familiares, amigos y allegados sufran por lo que ha ocurrido, y no querer hacerles daño hace que ¡lo digamos la verdad.
Por otro lado y para muchas personas, ocultar lo que han hecho o mentir sobre ello es villa forma simple y directa de proteger su intimidad.
Es en este sentido en el que se expresaba Anatole France:
«Solamente las mujeres y los médicos aprecian lo necesaria y bienhechora que suele ser la mentira».            
Muchos quieren mantener su mundo privado fuera del conocimiento y alcance de los demás y este intento lleva a mentir.

Cuanto más grave es lo que ha sucedido o lo que se ha hecho, más graves son las consecuencias y mayor la motivación que lleva a no decir la verdad.
Por ello se miente más cuanto mayores sean las consecuencias.
En estos casos es posible que la integridad moral y la imagen personal se, vean dañadas más seriamente y que las consecuencias sean por tanto, más grandes todavía.
Muchas veces la libertad personal está en juego y puede haber daños de tipo laboral, económico o personal.
La mentira busca evitar las consecuencias negativas inmediatas que se derivarían de conocerse lo sucedido y deja la puerta abierta a que no se sepa nunca lo que sucedió, y a la elusión de posibles penalizaciones o castigos.
Ahora bien, cuando la mentira se lleva demasiado lejos, no se puede volver atrás porque las consecuencias pueden ser peores aún que el haber mentido: no sólo se ha hecho o se ha sabido algo indebido sino que se ha ocultado.

Pero también es más fácil detectar el engaño cuando las consecuencias de ser descubierto éste son más serias.
Como también lo es si la persona no cree en su propia mentira o si la mentira es compleja.
Por el contrario, cuanto menos significativa es una mentira, o menos consecuencias acarrea, más dificil es la detección.

El mentiroso alberga casi siempre miedo, fundado o no, a que la verdad se sepa, lo cual encierra, además, miedo a
*ser menos que los demás;
*no conseguir un objetivo profesional, perder una venta
    o no lograr un pedido;
            *ser menos atractivo;
*que no nos quieran o que no nos aprecien; que no nos respeten;
            *a perder o a no ganar algo.

En la mayor parte de las ocasiones, este miedo puede obedecer a motivos justificados a corto plazo. Pero no a largo plazo.
Con el tiempo, es dificil que una mentira resista el contraste con los hechos o sirva para cumplir los objetivos que se perseguían con ella.

Existe otro miedo tan importante o más que el anterior, y es el miedo al castigo añadido que se puede recibir si se descubre la mentira que pretende encubrir la responsabilidad o culpabilidad propia o de otro. A veces, lo que lleva a las personas a continuar con una mentira es no querer que se descubra que está mintiendo.
Algunas personas pueden llegar a considerar el hecho de mentir peor aún que el que se descubra aquello por lo que empezaron a mentir y que fue lo que en un principio quisieron ocultar.
Hablando en términos de relaciones interpersonales y de sus repercusiones en el mundo familiar, de amistades y de trabajo, es fácil para todos pensar que una persona que miente una vez seguirá mintiendo, ya no es digno de confianza.
Por eso, el ser descubierto en una mentira puede ser desastroso para las relacione sociales del mentiroso.
Recíprocamente, pasar por ser una persona sincera engrandece el valor personal.
Por eso, aprovechamos cualquier circunstancia, incluso aunque no nos haga merecer fama de simpáticos, para demostrar que decimos siempre la verdad aunque nos perjudique, o para asegurar que «siempre vamos con la verdad por delante».

Podemos añadir un tercer sentimiento cuando las consecuencias del hecho son severas o graves.
El miedo a las con secuencias de que la verdad se sepa se une al miedo a ser descubierto mintiendo, y al mayor o menor sentimiento de culpa por mentir (Ekman y OSullivan, 1991).
En el capítulo siguiente detallaremos algo más las características de las emociones del mentiroso.


Salvar la propia imagen

Una de las razones de mentir puede ser querer salvaguardar ante los demás una determinada imagen que pensamos que tienen de nosotros. En este caso, la principal razón para mentir es la vergüenza o intentar evitar el deterioro de la reputación y de la imagen.
Hay cierta comprensión hacia quien miente para salvar su imagen. En palabras del escritor australlano Patrick White «Una mentira, sin embargo, no encierra una cabal malicia cuando se profiere en defensa del honor».

Todos necesitamos crear en los demás una buena impresión. Intentamos controlar la imagen que se forman de nosotros, de tal modo que en todas las situaciones queremos influir en cómo nos perciben los demás, para mostrar la imagen más favorable. Cuando queremos salvar la cara a toda costa, podemos llegar a mentir para presentar o conservar una buena imagen de nosotros.

Una parte de todo engaño es lo que se conoce con el nombre de «formación de impresiones» o «manejo de impresiones», que ocurre al proporcionar a los demás información dirigida a crear una imagen socialmente adecuada de nosotros mismos.
La mentira cumple no sólo la fúnción de ocultar la verdad, sino también la de presentar una impresión favorable ante los otros, que nos brinda seguridad y protección, y previene o evita al mismo tiempo la vergüenza pública y la crítica o valoración negativa de los demás.

En algunas situaciones especiales podemos experimentar, además, una fuerte presión social para dar una buena imagen ante los demás.
En esos instantes «queremos quedar bien» o tenemos necesidad de que nos vean y de que nos evalúen favorablemente. Esto es especialmente importante en situaciones, que llamamos evaluadoras, en las que se espera que los demás se formen un juicio o una opinión de nosotros al terminar el encuentro, como puede ser en una entrevista de empleo, cuando conocemos a alguien o en las primeras citas amorosas con una persona (y a veces incluso en las últimas).

En general, queremos aparecer ante los demás como más inteligentes, más educados, más bellos, más atractivos, más poderosos o más ricos de lo que somos.
Esta tendencia a querer «quedar bien» es muy fuerte y es dificil sustraerse a ella.
Además, nos preocupa mucho el resultado de esa evaluación o de ese «examen» que nos hacen, o que creemos que nos hacen los demás, en esas situaciones evaluadoras. Existen diferencias de género en la forma en la que nos presentamos ante los demás, de manera que es frecuente que los hombres quieran parecer más poderosos, ricos o inteligentes de lo que son, y que las mujeres por su parte quieran mostrar más interés por los demás del que tienen realmente, datos relacionados con los respectivos estilos conversacionales de lo que hablaremos después.
La tendencia a mentir o a exagerar en estas situaciones es muy fuerte y casi forma parte de las convenciones sociales el que se sobrestimen o se exageren los méritos de uno para conseguir quedar bien ante los demás.
También, en términos generales, cuanto mayor es el rango social, más se tiene que perder, mayor es el miedo y menor la tendencia a reconocer o confesar que se ha ocultado algo o que se ha cometido un acto más o menos reprobable.
Hay que señalar que, dado el carácter privado de la imagen personal, lo determinante y lo importante en estos casos es la percepción subjetiva de la posición social (la que nosotros pensamos que tenemos y la que creemos que los demás tienen de nosotros) y no la real.
 En la mayoría de las ocasiones, a menos personas de las que pensamos les interesa, en último extremo, si hemos hecho o dejado de hacer algo cuestionable.

Ambigüedad del lenguaje

La mentira se ve favorecida por la propia naturaleza imprecisa del lenguaje y por la forma en que lo utilizamos en la vida corriente.
La ambigüedad es una característica del lenguaje, que no debe considerarse como totalmente negativa, ya que proporciona matices y riqueza a la comunicación humana.
Además, el lenguaje describe así mejor la realidad y se acerca más a ella, ya que muchos acontecimientos, sociales y privados, como nuestras emociones o los sentimientos que acompañan a un encuentro con una persona querida u odiada, no pueden describirse sin matices, como si estuvieran impresos en blanco y negro, sino que poseen una naturaleza rica, cambiante, variada y difícil de aprehender.

El lenguaje está lleno de frases y expresiones que nos hablan de la dificultad de ser precisos en muchas situaciones que, por su propia naturaleza, reflejan emociones, recuerdos o impresiones subjetivas que apenas pueden objetivarse. Sería muy dificil llevar a cabo una comunicación basada exclusivamente en descripciones exactas y en expresiones objetivas.
No expresaríamos opiniones o pareceres, sino solamente hechos.
Prácticamente no hablaríamos y perderíamos la capacidad de, interpretar los sentimientos de los demás.
No se trata sólo de una ambigüedad inherente al lenguaje, sino muy frecuentemente de una característica propia de la realidad a la que describe e imita.

Como señala Edward de Bono (1999), la posibilidad, la especulación y la fantasía son elementos de la comunicación humana.
Aunque la verdad posee un valor superior, el interés de un mensaje reside más en las posibilidades que suscita.
El valor de la comunicación es más lo que sugiere que lo que refiere.
 Si tuviéramos que revisar y confirmar nuestros datos y nuestras informaciones para cada conversación y para cada manifestación o frase que proferimos, apenas hablaríamos y nuestras charlas serían limitadas y aburridas, mermando enormemente nuestra capacidad de comunicación y nuestras posibilidades de interacción con los demás.
Queremos despegarnos de la realidad y si algo nos parece interesante, pensamos que debe tener algo de verdad o deseamos que así sea.

Bajo una perspectiva más radical, no se trata sólo de que el lenguaje refleje de forma imperfecta la realidad, sino de que desempeña un papel de intermediario entre el mundo real y los procesos mentales.
El lenguaje sería una invención o un artificio que existe entre el mundo psíquico y el mundo exterior. Las bases del lenguaje, según filósofos como Platón y Nietzsche, serían la ficción y la ocultación de la realidad.

Recuerdos y mentiras

Nuestra memoria o, mejor dicho, nuestra mala memoria nos puede llevar a mentir, la mayor parte de las veces de forma no intencional.

Esto ocurre porque los recuerdos no son una copia real y fidedigna de lo que ocurrió en el pasado, sino más bien construcciones imperfectas de las experiencias.
La memoria es un proceso selectivo que hace que todas las cosas no se recuerden por igual.
En consecuencia, recordamos mejor unas cosas que otras.
Con el paso del tiempo, muchos detalles de los recuerdos, y a veces los más esenciales, se difuminan y se pierden, y pasan a ser reconstrucciones parciales, a veces sesgadas, de lo que realmente sucedió.

Por otro lado, los recuerdos no se almacenan en la mente aislados, en el vacío, sino que se encajan en la experiencia previa de cada persona.
Los recuerdos se relacionan y se modifican según las actitudes, las expectativas y las tendencias de cada uno.
Todo ello, unido a los acontecimientos que suceden después, altera la precisión del recuerdo.

Cuando las circunstancias en las que se produce un suceso son de tipo emocional intenso, como cuando se es víctima o testigo de un acontecimiento grave, algunos aspectos se graban en la memoria con nitidez, mientras que otros se difuminan o se borran totalmente.

Como consecuencia, cuando actualizamos un recuerdo y lo narramos o cuando imaginamos o referimos algo que nos sucedió, el resultado puede ser diferente a lo que realmente ocurrió.

Hasta cierto punto, los seres humanos tejemos un pasado a nuestra medida que, si bien no es totalmente falso, puede no ser reconocido por otros que vivieron directamente los mismos sucesos, que fueron testigos de ellos.
La creación y recreación de los recuerdos lleva a que cada persona elabore una trama de los mismos que, involuntariamente y en parte, es construida y fabulada.
Si la mayoría de los recuerdos contienen una gran dosis de objetividad y poseen rasgos que permiten compartirlos con otras personas, no es menos cierto que su componente subjetivo, que les da fuerza y facilita que se recuerden, probablemente no será compartido por los demás.

Todos estos elementos constitutivos de la memoria humana, que la dotan de una imprecisión variable, son determinantes en que la evocación o actualización del recuerdo nos lleve a falsear sin intencionalidad datos más o menos relevantes, y por tanto a ser una fuente de engaño para otros.


Credulidad

Las mentiras y el engaño proliferan también porque todos tenemos una mayor o menor tendencia a creer lo que nos digan, tendencia a la que llamamos credulidad.
Una variante de la credulidad es la conformidad social, fenómeno estudiado por la Psicología Social, en virtud del cual un individuo modifica su comportamiento o actitud para armonizarlo con el comportamiento o actitud de un grupo.
La conformidad social tiende a darse en situaciones dificiles o ambiguas, en las que una persona se siente menos competente.
En esos momentos aceptará lo que diga el grupo, aunque suponga un cambio en una opinión ya establecida.

Tendemos a creer cosas que no vemos y que sólo conocemos por referencias de los demás, y muchas veces estas creencias no tienen base sólida o racional.

El hecho es que la verdad y lo cotidiano suelen ser duros, crueles, prosaicos y monótonos.
Las personas estamos predispuestas a escuchar y a transmitir todo lo que endulce este mundo y todo aquello que nos pueda ilusionar a sabiendas de que puede no ser verdad.

Necesitamos, pues, tanto saber la verdad como alimentar ilusiones y esperanzas, aunque sea a costa de ser engañados.
La vanidad nos lleva a admitir fácilmente los halagos y el amor, por su parte, nos hace crédulos.

El amor apasionado embarga al amante, al que sitúa en un estado mental poco propicio para el análisis objetivo de la conducta de la persona amada, la cual a su vez permanece idealizada y envuelta por un halo beatífico.
 Aseguraba un personaje femenino de Anatole France, en su Historia de cómicos, que los hombres, «si aman de veras, no hay mentira burda que no les resulte creíble cuando les conviene ser crédulos».

También el amor puede traer consigo el miedo y los celos.
Escribía Francois Rabelais:
«Como dicen los clérigos, el amor es una cosa maravillosaniente temerosa y nunca el buen amor está exento de temor».

Los celos y el amor posesivo, esclavos del miedo, vuelven crédulo al amante, a quien llevan a dar por cierto y seguro algo que no ha ocurrido.
Y todo esto en lo que concierne a los celos que podemos llamar «normales», provocados por el miedo o la angustia de perder a la persona amada.
Mucho más acentuado se da en los celos asociados al alcoholismo o a los delirios paranoicos propios de enfermos psicóticos.

Otra fuente de credulidad son los prejuicios.
Existen ideas y valores que mucha gente acepta sin discutir, de forma que resulta inútil intentar que se reflexione, sobre ellos o que se los replanteen en ni momento dado.
La mayoría de las actitudes de la gente no tiene una base racional, sino que existe un fuerte contenido emocional en ellas.
 Aun cuando una persona reúne datos e información que las apoyan, esta recopilación tiende a ser parcial y sesgada.
Discutir las actitudes con otras personas genera enfrentamientos y las reacciones que suscitan pueden ser muy agresivas.
La ideología y las actitudes nos predisponen a aceptar cierto tipo de mentiras que encajan en lo que creemos y en lo que nos gustaría que fuera o sucediera.

Otra fuente de engaño reside en la necesidad de interpretar y explicar todo lo que nos rodea.
Intentamos saber lo que piensan y lo que van a hacer los demás, aunque los datos que poseamos sean incompletos o parciales.
Experimentamos también la necesidad de predecir la conducta de los otros, de saber que ésta responde a pautas fijas y de que la vida de los demás se adapta a una secuencia más o menos lógica.
Ello nos proporciona seguridad y una vaga sensación de que podemos no ya controlar la vida de otros, pero sí al menos anticiparla.
Estas necesidades provienen del carácter impredecible del mundo y de nuestra propia inseguridad.
Construimos hipótesis sobre lo que opinan, sienten o hacen los demás, dando pábulo a cualquier cosa que nos digan que sustente dichas hipótesis, aun sabiendo que puede no ser cierta.

Las personas tenemos necesidad de percibir el mundo como algo estable y seguro, de que es totalmente inteligible y comprensible, de que todo tiene una explicación y de que existe tina coherencia interna y externa en todas las cosas.
Queremos identificarnos con principios y modelos sólidos y permanentes, de forma que sepamos a qué atenernos en cualquier situación.
Lo contrario, la duda y la falta de confianza, contribuye al miedo, a la angustia y a la desesperanza.
Intentaremos creer en todo lo que nos proporcione firmeza o seguridad a pesar de que carezcamos de pruebas tangibles para ello.

Una parte de nuestro cerebro se ocupa de dar explicaciones de todo, según los datos de neuropsicólogos, como Michael S. Gazzaniga (1998), procedentes de los pacientes con separación anatómica y funcional de los dos hemisferios cerebrales.
En estos pacientes, en los que se puede observar la actividad independiente de los dos hemisferios, el izquierdo, más especializado en el lenguaje, tiende continuamente a desarrollar explicaciones sobre todo tipo de situaciones y comportamientos, aunque sean falsas.
Este hemisferio, desprovisto de los datos del hemisferio derecho, busca constantemente el significado de los hechos y da explicaciones generalizadas de lo que ocurre, de por qué suceden las cosas, especulando y yendo más allá de lo que percibe.

Un fenómeno parecido es la «disonancia cognoscitiva», nombre que dan los psicólogos al conflicto que surge cuando tenemos que optar entre dos opciones y ambas son atractivas.
 Una vez que se toma la decisión, y para reducir este conflicto, tendemos a creer o a aceptar fácilmente argumentos que apoyan la decisión final que hemos tomado.
De esta manera no nos eqnivocamos nunca, ya que somos capaces de darnos a nosotros mismos y a los demás explicaciones y justificaciones de por qué hemos actuado de la forma en que lo hemos hecho.
En suma, es una manera leve de autoengaño y de hacernos creer a nosotros mismos y a los demás que tenemos razón, y de dar coherencia a nuestra conducta, particularmente entre lo que pensamos y lo que decimos.

Nuestra forma de ver el mundo no es una fotografía, sino una elaboración o construcción basada en datos, en nuestra experiencia previa y en nuestra memoria.
En principio es importante que demos siempre por buenas las informaciones que nos proporcionan los demás, y así poder construir una imagen coherente, consistente y fiable de la realidad, especialmente de la realidad social, como son las relaciones con quienes nos rodean.
Tenemos necesidad de creer en algo, de creer que el mundo es como parece que es, o como nos dicen que es o como pensamos que es o como nos gustaría que fuera.
Por todo ello, debemos creer a los demás, o por lo menos pensar que suelen decirnos la verdad.

No debe extrañar que, muchas veces, la propia víctima del engaño dé la impresión de que desea ser engañada.
Esto puede ocurrirle a muchas personas distintas en muchas situaciones diferentes: maridos, esposas, médicos o periodistas.
Deseamos creer lo que se nos dice, nos gusta pensar que quienes nos rodean son sinceros con nosotros y que el mundo funciona sobre la base de una transmisión certera y fiel de la realidad y de los sentimientos de los demás.
Podemos ir más lejos: necesitamos creer a nuestros interlocutores en nuestra vida cotidiana, cuando estamos con los amigos, con la familia y en el trabajo.
Por ello, si lo que nos transmiten son enunciados de contenido dudoso o ambiguo, les damos la rnejor interpretación posible, que es siempre la que más nos conviene.
Además, el destinatario de la mentira evita o se ahorra, si es el caso, las consecuencias negativas resultantes de que la verdad sea conocida.
Todo ello facilita el engaño en la vida diaria.

El mentiroso cuenta ya con esta tendencia a creer lo que se dice y tiene una idea formada del efecto que tiene en la mente de una persona lo que dice, lo que no dice y, con menos frecuencia, cómo lo dice. El mentiroso anticipa el comportamiento de su víctima conforme le proporciona o le oculta información.
Esta actividad mental del mentiroso le acarrea cierto esfuerzo, del que hablaremos en el capítulo siguiente.

En resumen, la credulidad contribuye a que por necesidades y motivaciones variadas tendamos a creer lo que nos dicen aunque no existan datos o base racional para ello, de lo que puede aprovecharse el mentiroso para engañarnos.

Dimensiones sociales de la mentira

La visión que la sociedad tiene de la mentira es ambigua y compleja.
Por un lado, la sociedad no tolera al mentiroso.
La sinceridad es uno de los pilares que la sustentan. Todos los grandes sistemas morales condenan la mentira, bien sea de forma absoluta o con limitaciones. La mentira disminuye la confianza entre las personas, como ocurre con la traición y la trampa, que frecuentemente se apoyan en ella.

La mentira es socialmente reprobable y el mentiroso goza de una consideración social negativa.
Si es descubierto, su reputación se verá sin duda dañada.
Incluso cuando la mentira no es importante y las consecuencias no son graves, el mentiroso sentirá al menos vergüenza si es descubierto mintiendo.

Sabéis que odio, detesto y no puedo soportar una mentira, no porque sea más recto que el resto de nosotros, sino simple­mente porque me espanta.
Hay una mancha de muerte, un aroma de mortalidad en las mentiras, que es precisamente lo que odio y detesto en el mundo [ ... 1 lo que quiero olvidar. Me hace sentir miserable y enfermo, como lo haría el morder algo podrido. Debe de ser el temperamento, supongo.
JOSEPH CONRAD, El corazón de las tinieblas, 1902

Por otro lado, hay cierta tolerancia hacia la mentira. Muy a mentido, las mentiras son de poca entidad y de escasas conse­cuencias, e incluso se espera que se produzcan debido a nor­mas sociales.
De hecho, y de una forma u otra, estamos todo el día diciendo mentiras sociales.
En muchas situaciones se tole­ra y practica la mentira sin ningún pudor. Es el caso de los sa­ludos y las preguntas tópicas al encontrarse dos personas:

‑¿Cómo estás?
‑Bien.
 ¿Y tú? ‑Bien también.

Se miente para ser educado, como cuando decimos al ver a alguien: «¡Qué buen aspecto tienes hoy!».
Estas mentiras sociales evitan problemas y malentendidos.
Expresiones del tipo «¡Fíjate lo tarde que he llegado!
El tráfi­co estaba horrible» sirven para acortar conversaciones o para ahorrar dar explicaciones, por ejemplo cuando decimos «Ten­go, que colgar, ha sonado el timbre de la puerta de la calle» y esto nos ahorra escuchar una larga disertación sobre media docena de asuntos cotidianos sin importancia, circunstancia molesta de la que nos libramos al colgar el teléfono.

En otras ocasiones se pretende evitar herir sentimientos o provocar disgustos a otros, a través de las llamadas «mentiras altruistas», o a nosotros mismos, ya que diciendo la verdad po­demos desencadenar frustración, decepción o malestar en los demás, que pueden arruinar tina relación y llevarnos con el tiempo a lamentar y a arrepentirnos de lo dicho.
Aunque la honestidad y la sinceridad se valoran socialmente, si se es com­pletamente sincero se puede dañar e incluso insultar a mu­chas personas, alguna de las cuales puede que quiera vengar­se o devolvernos la jugada.
De hecho, si no disimuláramos o mintiéramos en algunas ocasiones no podríamos ocultar sentimientos íntimos, cuya revelación directa puede ofender a los demás o cansarnos problemas.
También existen otras mentiras socialmente toleradas, como el chiste o “la bol” que pretende hacer reír y todos saben que es mentira o la mentira noble que persigue evitar la condena o la culpa a un desfavorecido.
Una consecuencia de esta tolerancia social hacia la menti­ra es la reciprocidad, por lo que a las mentiras se contesta con otras mentiras.
En palabras de Fernando Arrabal, «el menti­roso vive rodeado de mentirosos como él».
Vivimos, pues, ro­deados de mentiras sociales que se toleran o no según las con­secuencias de mentir o de lo que se oculta.
En las relaciones sociales es aplicable la famosa frase de Jacinto Benavente, re­ferida al pudor que le falta a veces a la verdad:
 «Quien dice lo que piensa no piensa lo que dice».

Desde cierto punto de vista, se miente debido a que es imposible decir siempre toda la verdad. Sólo podemos transmitir una pequeña parte de ella.
Si nos preguntan qué hicimos ayer, contestamos con tina selección de nuestros hechos. Siempre omitiremos en nuestro relato mucha información, incluso aunque sea relevante.
Quien no puede mentir, lo cuenta todo y dice toda la ver­dad, incluyendo enunciados negativos sobre sí mismo y sobre quienes le rodean, se perjudica.
Puede perjudicar también a los suyos, a su familia, a su ciudad y a su país. Son los que dicen (y cumplen) lo de “tengo que ir siempre con la verdad por delante», «no puedo mentir», «tengo que contarlo todo».
La hones­tidad puede ser una forma de desprecio a los demás. En opi­nión de Elfiers y Greene (1999), la persona sincera, que no fan­tasea nunca, parece que no tiene imaginación y puede cansar a los demás.
A pesar de que diga siempre la verdad, a la larga no se le toma en serio.
 Una actittid muy sincera que lleve a mani­festar todos los afectos y opiniones en público puede atraer
temporalmente la atención, pero incluso este comportamiento revela cierto egoísmo, ya que las conversaciones terminan gi­rando sólo alrededor de los propios sentimientos.
Este tipo de conducta parece buscar siempre ser el centro de atención de los demás y esto acaba aburriendo.
La sinceridad total termina siendo, como las mentiras, una forma de control del compor­tamiento de los demás, que puede resultar molesta ya que a las personas les gusta sentirse responsables de sus actos y no les gusta que les manipulen.
En palabras del escritor Juan Cruz (2000), el excesivamente sincero es un hipócrita que simula tras sus defectos un ansia de reconocimiento y compasión.
       Frecuentemente, las mentiras sociales sirven para evitar confrontaciones a través de una manifestación de conformidad con las otras personas.
       En contextos laborales, una respuesta sincera a una pregunta de un superior sobre satisfacción laboral o en el hogar a una de la esposa, del tipo «¿Parezco gorda con estos pantalones?», puede llevar a consecuencias devasta­doras para la relación.

       A las personas inseguras o quisquillosas, a quienes se preo­cupan mucho, a los neuróticos, es mejor muchas veces decir­les lo que quieren oír, más que decirles la verdad.
       Lo hacemos para que no se preocupen y para que nos dejen en paz.
       Situaciones frecuentes en la vida social son reír o fingir que se ríe uno cuando escucha un chiste que nos cuenta al­guien querido o respetado, sin que de verdad nos haya hecho ninguna gracia.
       A menudo fingimos interés ante un discurso aburrido o durante una clase magistral.
       Decir siempre la verdad seria peor para las relaciones socia­les o laborales.
       Es preciso que se pueda mentir porque, en caso contrario, no habría cortesía o las relaciones humanas no serían fluidas o suaves.
       Las normas de cortesía y protocolo contribuyen a mejorar y facilitar las relaciones personales, in cluyendo el ambiente de trabajo.
      
            Nos recomiendan evitar las críticas y recriminaciones en público o ciertos comentarios so bre el físico, la vestimenta o cualquier aspecto de la vida privada de los demás.

La omnipresencia de la mentira lleva a que ésta se tolere, pero no así las consecuencias de la misma.
En palabras de Nietzsche: Los hombres no huyen tanto de ser engañados como de ser perjudicados mediante el engaño».

Sin embargo, la sociedad no puede basarse en la mentira.

La sinceridad es necesaria.

Ahora bien, la verdad es un arma de doble filo que puede herir gravemente a quien la dice y a quien la escucha.
La sinceridad total puede ser brutal, de forma que la propia sociedad no resistiría tampoco la sinceridad absoluta.
Además, y como hemos visto, la realidad pura y dura reducida a datos objetivos o a magnitudes físicas, sin campo para matices o interpretacíones, tiene poco interés.
Más aún cuando lo que se prefiere es decir la verdad sobre los demás y no escucharla sobre sí mismo.

Las mentiras se disculpan más a unas personas de un gremio o profesión que a otras. Una persona puede ser considerada por los demás como hábil, diplomática, o que posee «astucia política» y, consecuentemente, verse en ella la mentira no ya como tolerable sino como una cualidad positiva.
Se dice que los mayores mentirosos pertenecen a las profesiones con mayores contactos sociales, como vendedores, profesionales de la salud, abogados, psicólogos y periodistas.
De algunas profesiones, como ocurre con los políticos, no se espera que digan siempre la verdad, o toda la verdad, o que cumplan sus promesas.
No debe extrañar que se les perdonen las mentiras.
Como decía Otto von Bismarck: «Cuando quieras engañar al mundo, di la verdad».


TODO VALE POR LA CAUSA

       Hace unos años y a partir de un artículo publicado en The New York Times, los medios de comunicación pusieron de manifiesto que Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz de nacionalidad guatemalteca, mintió acerca de su pasado inventando una biografia de abusos, desgracias y persecuciones personales y familiares desde su infancia.
       Su padre murió en el asalto a la embajada española en Guatemala y su madre fue asesinada presuntamente por el ejército de su país.
       Por si no fueran éstas bastantes desgracias, la señora Menchú añadía en su biografia algunos crímenes más cometidos contra su persona.
       Testigos de su niñez y adolescencia, en concreto pertenecientes a la congregación de monjas belgas que la atendieron, cuidaron y educaron, confirmaron que su infancia real no se correspondía totalmente con la versión dada por la indígena.
       Sus partidarios alegaron que la falsa biografia era en realidad una metáfora que sintetizaba el dolor, el sufrimiento y la agresión de muchas mujeres indígenas de todo el planeta.
       Además de las acusaciones que dirigían contra quienes osaron llamarla mentirosa, sus valedores dejaban entrever que era una suerte que esta mujer tuviera el valor de ser un símbolo para el resto de sus congéneres.

Evelin Sullivan (2003), en su ensayo sobre la mentira, habla de las condiciones que debe reunir la mentira para ser socialmente tolerable.
Para Sullivan las mentiras pueden tener tolerancia social e incluso aplauso cuando se dan algunas de las siguientes circunstancias:
-que sean ingeniosas o divertidas,
-que sean obra de un granuja o embaucador simpático e ingenioso, que no nos sintamos ofendidos por ellas, que sean hasta cierto punto inofensivas o que sus motivos no perjudiquen a nadie,
-que el mentiroso sea una persona débil y no tenga otro medio de enfrentarse al poderoso injusto y en general que sus consecuencias sean leves.


Los estudiosos de la mentira suelen ser bastante pragmáticos y realistas y reconocen que la mentira y el engaño constituyen una parte no pequeña de la comunicación humana.
Sólo desaparecerían en una sociedad utópica como la descrita por Jonathan Swift en el viaje de Gulliver al país de los equinos Houyhnhnm, donde, en una vida guiada por la razón, la virtud y la sencillez, sus habitantes no conocen la mentira.
El escritor irlandés entiende que en el origen de ésta se encuentran el deseo, el vicio y la maldad, inherentes a la condición humana.
Es posible que la simulación y el engaño sean componentes esenciales de lo que los psicólogos llaman «inteligencia social» o “Competencia social”, conceptos que describen el conjunto de habilidades para comunicarse eficazmente con los demás.

La abundancia de mentiras en nuestra vida social hace que seamos más competentes en decir mentiras, de poca importancia y de consecuencias leves, que en detectarlas.
Mentir bien en cuestiones relevantes es, sin embargo, más dificil, aunque la detección no lo es tanto, como veremos en el resto del libro.

Casi mentiras: Rumor, Bulo.

Entre las mentiras socialmente toleradas, en mayor o menor medida y dependiendo del ambiente donde se divulga, se halla el rumor, o voz que corre entre el público, y el bulo «noticia falsa propagada con algún fin» (DRAF). El rumor es el relato de un hecho que afecta a personajes conocidos, de origen incierto, cuyo contenido es chocante, llamativo, singular e incluso grotesco.
Son noticias simples que carecen de elaboración y cuya verificación es dificil o imposible.

Los rumores pueden ser muy negativos y poner en peligro la convivencia en grupos y entornos sociales reducidos.
Su finalidad puede ser causar daño o perjuicio a alguien.
Esto ocurre porque suelen afectar a la vida íntima de las personas, de quienes a menudo intentan destruir su buena reputación. Cuando es así, la persona que lo crea o lo difunde demuestra su impotencia por no poder dañar a la víctima de una forma más eficaz.

Los rumores se apoyan frecuentemente en estereotipos sobre personas y poseen vida propia. Una vez que se lanzan se reproducen sin que valgan para evitarlos o cortarlos los desmentidos más vehementes, que lo único que hacen es favorecerlos.
El rumor puede pasar de moda o atenuarse casi completamente, pero no desaparece del todo nunca. Como todo estereotipo o generalización posee una parte inventada y otra parte, grande o pequeña, que se basa en la realidad.
Por ello es muy dificil combatir un rumor, por esa parte de verdad que po­see siempre y que encaja perfectaniente en ella.
Como afirma el dicho italiano: Si non vero, ben trovato.
Esto es, si no es ver­dad, podría serlo perfectamente, porque encaja en los hechos y en las expectativas, actitudes o prejuicios de los demás.
Es muy dificil combatir un rumor.
La mejor medida es la prevención, limitando y controlando la información que los demás poseen de nosotros y buscando amigos y aliados en el entorno en el que nos desenvolvemos.
Una vez que circula, se puede dejar que se desvanezca y se combate entonces con los hechos y con el comportamiento personal, que son eficaces a la larga en desmentir falsedades.
Los hechos pueden a las pa­labras. Por ello, y en igualdad de condiciones, es mejor igno­rar el rumor y confiar en nuestros actos.
Se averigua cuál es o ha podido ser la fuente y qué extensión puede alcanzar o que rutas ha podido seguir.
Se evalúa sus consecuencias sobre per­sonas queridas, amistades, compañeros de trabajo o vecinos.
Si se tiene la suerte de detectarlo cerca de la fuente, conviene plantearlo cara a cara con quienes lo difunden.
Otra opción es la indirecta: preguntar a alguien cercano o allegado a la fuen­te si sabe por qué lo ha lanzado, o desmentir el rumor a través de los amigos y aliados.
Lo mejor es reaccionar con calma y se­renidad, ya que difundir un rumor es mas un problema de quien lo hace y no de quien lo sufre.

A gran escala, la prensa puede contribuir a la difusión de un rumor si se limita a recogerlo sin corroborarlo o sin opi­niones de otras fuentes, o sin desmentirlo una vez que se com­prueba su falsedad.
Hay sentencias judiciales condenando a los que difunden un rumor cuando es injurioso.
Los jueces han apreciado en estos casos aspectos como la gravedad de lo dicho, la intención de provocar el descrédito del afectado, la premeditación o cálculo previo de lo que iba a hacer y la reiteración en transmitir la falsedad a otras personas.
En el lugar de trabajo, los rumores suelen ser perjudicia­les, tanto por el tiempo que ocupan como porque pueden aféctar al estado de ánimo de los empleados.
El rumor distor­siona la realidad, por lo que casi siempre confunde. Sin embargo, no toda la culpa es de los empleados que transmiten o escuchan rumores.
La falta de información frecuente, ajusta­da y fiable genera rumores en la empresa por lo que las actuaciones de comunicación interna que emprenda la direc­ción, ya sean directas o indirectas, sirven para combatir activa y pasivamente los rumores (Colmenarejo, 1998).

Algunos rumores alcanzan una elaboración y difusión tan grande que se convierten en las llamadas «leyendas urbanas». Son acontecimientos presuntamente reales, raros, casi increíbles, de origen incierto.
Los cuenta una persona fiable o creíble a partir de una fuente (amigo del amigo, prensa) también fiable, que los narra con convencimiento de forma que se le cree.
Las localizaciones y los hechos se corresponden con lugares reales o sucesos conocidos. Sus personajes suelen ser personas normales, gente corriente.
Su contenido revela una trama urdida en función de su desen­lace y se cuenta como si fuera verdad o como noticias ambi­guas que podrían haber ocurrido una vez.
La acción se sitúa en un pasado impreciso pero inmediato, favorecido por la rapidez con la que migran de ciudad en ciudad y de país en país (Ortí y Sampere, 2000).

La fuerza de propagación de las leyendas urbanas, y el va­lor de verdad que se les confiere, nos dice algo importante so­bre la mentira y su detección: la verosimilitud del contenido depende de los detalles. Cuanto más concretos son los deta­lles, más creíble es la narración.
El cotilleo o chisme, que es una «noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguná» (DRAE), pertenece también a esta categoría.
La propagación y el co­mentario de rumores, de leyendas urbanas y de cotilleos cumple las mismas funciones: crear o reforzar vínculos emo­cionales entre conocidos, al compartir información personal o relevante sobre otros.
Las personas se interesan por los demás. Las historias per­sonales y los cotilleos resultan siempre atractivos y se inter­cambian, de forma que quien cuenta un rumor o una historia personal se convierte en el centro de atención de su círculo de amistades.
El contenido del cotilleo es importante ya que la gente quiere sentir las experiencias intensas de la vida a través de otros, y le gusta con preferencia saber cosas de lo íntimo o de lo prohibido.
Las noticias basadas en chismes y cotilleos son además un gran negocio que atrae a millones de personas que consumen información privada, sea cierta o falsa, de otras.

Muchas veces, una amistad comienza por este intercambio de información sobre la vida íntima de otros, sea esta información verdadera o falsa.
El cotilleo cumple funciones sociales positivas: promueve la intimidad entre los amigos, compañeros de trabajo o parientes, y refuerza valores que se comparten. La cercanía, la intimidad y la complicidad desempeñan un papel muy importante en las relaciones personales y de trabajo.
Pero posee aspectos que pueden ser muy injustos y negativos para las relaciones interpersonales, ya que la esencia de muchos cotilleos, como la de muchos rumores, es hacer daño a otros.

El cotilleo se atribuye más a las mujeres que a los hombres.
Ellas ven a las personas como interdependientes, siendo importante establecer contactos y relaciones estrechas y expresar afiliación o proximidad, más que mostrar el nivel jerárquico y establecer el rango o estatus, que es más propio de los hombres.
Se dice que las mujeres están más atraídas por las emociones y los sentimientos propios y ajenos, y que son más propensas a contar o comentar sus problemas personales que los hombres. Se dice también que las mujeres están más interesadas en hablar de cuestiones personales, de los sentimientos y las relaciones amorosas, en comentar a las amigas lo que les ocurre o en hablar de las vidas de los allegados. Las mujeres se comunican para establecer confianza y por ello tienden a intercambiar confidencias.
Tienden a hablar de cuestiones o de problemas variados no tanto para buscar una solución, sitio para cimentar o construir una buena relación, o para crear lazos. Estas diferencias se han relacionado con el estilo conversacional femenino, más indirecto y centrado en sentimientos, y con el masculino, más directo y más enfocado a intercambiar hechos y opiniones, a asesorar o dar consejos y a buscar resultados.
Para el hombre la comunicación suele tener una funcion eminentemente práctica y tiende a no hablar de sentiientos y a ser concisa y concreta.
En conversaciones con desconocidos, los hombres intentan dar la mejor imagen posible, mientras que las mujeres intentan hacer que el interlocutor se sienta bien mostrando por él más interés del que realmente tienen.

Los rumores, los bulos, los cotilleos, los chismes y las leyendas urbanas son todos elementos de nuestra vida social y de nuestra cultura, con sus aspectos positivos y negativos.
No Obstante, muchos de ellos no se corresponden exactamente con hechos ciertos, por más que a las personas nos guste escucharlos y difundirlos.

Por último, las predicciones no son mentiras, sino enunciados que simplemente se cumplen o no se cumplen.
Lo que muchas veces no se corresponde con la realidad son las justificaciones o excusas, con las cuales las personas anónimas y públicas intentan explicar por qué no se cumple una predicción que han hecho o por qué la realidad no es como ellos quieren que sea pero lo será pronto. Tienen, por tanto, una gran probabilidad de no ser verdad expresiones de personajes públicos como las siguientes:

*Se trata de un hecho puntual y aislado» (un caso de legionella, un secuestro-exprés).
*Se trata de hechos aislados que, sin duda, se repetirán» (si interesa que se repitan).
*Se espera una mejora de la economía (o de la situación general) en la segunda mitad del año.»
*«Lo peor de la crisis ha pasado ya.»
*«La bolsa (la recesión) ha tocado fondo.»
*«La variación al alza en los índices de criminalidad (inflación, paro) del último trimestre se debe a factores es tacionales.»
*«A pesar de los datos desfavorables del desempleo del mes pasado, la tendencia general es favorable.»











Tipos de mentiras

Existen dos tipos básicos de mentiras:

1.•Ocultación, escondiendo o callando un hecho u opi­nión.

2.•Falsificación, fabulación o creación de una historia.


1.    Ocultación

Las mentiras de ocultación persiguen retener la información a sabiendas e intencionadamente.
La omisión de elementos significativos en la comunicación lleva a una falsa interpretación por parte del destinatario o receptor.
El mentiroso engaña suprimiendo la verdad a través de silencios, descripciones vagas o muy generales, evasión de preguntas, emoción fingida (frecuentemente a través de la sonrisa), ira o enfermedades.
También es ocultación revelar la verdad sólo a medias, dejando sin exponer elementos clave de la historia real o proporcionar información ,que, siendo verdadera, esquiva el asunto, desvía la atención o provoca una interpretación errónea de los hechos.
Una variante de la mentira de ocultación es admitir la verdad de forma exagerada o errónea:
 “Sí, voy robando a la gente por la calle”.
Otra forma de ocultación es utilizar términos, frases, expresiones o giros que desvirtúen o atenúen el hecho que se quiere ocultar.

Es una mentira dificil de reconocer y de admitir, y por ello es la más corriente y la más ventajosa desde el punto de vista del mentiroso, ya que siempre hay para él una vía de escape.
Si se le descubre puede atribuir lo que dijo a un olvido, a su mala memoria, a que no se le preguntó precisamente eso, a que no entendió las palabras que se utilizaron, a que creía que querian saber otra cosa o a que malinterpretó la pregunta.



OCULTACION Y  TERMINOLOGíA

En pleno escándalo surgido en torno a las relaciones del presidente de Estados Unidos con la becaria Monica Lewinsky,


Bill Clinton aseguraba que él entendía por «relación sexual» un conjunto de acciones y no otras, y entre estas últimas estaba precisamente las que después reconoció haber llevado a cabo.
Cuando el Jurado le interrogó, se limitó a leer una declaración y a remitir a dicha declaración para evitar contestar a cuestiones más concretas.
En la política y en los negocios, la ocultación es una forma habitual de mentir.
A finales de julio de 2002, el PSOE acusó al gobierno de ocultar la memoria económica de la ley de Calidad de la Educación. La ministra de Educación respondió que «el gobierno no había aprobado ninguna memoria económica» de la citada ley.
El caso es que sí existía una memoria económica elaborada por los servicios del ministerio, pero que no llegó a tramitarse para su aprobación por el Consejo de Ministros. Esto fue lo que permitió a la ministra asegurar que la mencionada memoria «no existía», y al Partido Socialista afirmar que el ministerio la «ocultaba».
Desde el punto de vista de la ministra, la memoria no existía al no haber sido estudiada ni tramitada por el Consejo de Ministros.

Si se puede elegir, la ocultación es la forma preferida de mentir.
Por distintas razones, muchas personas no la consideran una auténtica mentira.
Hace que el mentiroso se sienta menos culpable que cuando falsea o crea una historia, incluso aunque se canse daño a otros con este comportamiento.
Una vez que se descubre, es más fácil de disimular pudiéndose atribuir, como se ha visto antes, a diferentes causas.
Va asociada a excusas, atenuantes y modificadores del tipo: “hasta donde yo pueda recordar”, «en la medida que yo sé”.
En situaciones críticas o muy graves, cuando se descubre siempre se puede seguir mintiendo diciendo, por ejemplo, que en ese momento se estaba asustado o no se podía recordar bien.

Entre los políticos la ocultación habitual es desviar la atención a otro tema.


Falsificacion o confabulación

La mentira de falsificación o fabulación consiste en la presentación de información falsa o en la invención de tina historia falsa para confundir o engañar.
El mentiroso proporciona narraciones, datos, detalles o explicaciones como si fueran ciertos.
Necesita para ello poseer buena memoria, anticipación y no perder la compostura.
Si la mentira no consigue su objetivo de engañar a los demás debe volver a la falsificación, inventando más cosas, o admitir parte o toda la verdad.
Al contrario de lo que ocurre en la ocultación, el descubrimiento, en este caso, es inadmisible para los engañados e inaceptable para el mentiro­so, ya que no tiene escapatoria.
Por ello, los mentirosos escogen cuando pueden la mentira de ocultación y evitan la de falsificación ya que la primera ofrece siempre más vías de escape.
La fabulación exige cierto esfuerzo mental.
Construir una historia falsa cuesta siempre más que exponer la realidad.
Su elaboración requiere esfuerzo ya que debe ser compatible y consistente con los datos que conoce o puede conocer el destinatario, lo que tiene repercusiones en la detección verbal, no verbal y fisiológica del engaño, como veremos en los apartados correspondientes. Para detectarlas se busca, entre otros datos, la congruencia entre los distintos elementos de la información que va proporcionando e indicios del mayor esfuerzo mental que requiere este tipo de mentira.













No hay comentarios:

Publicar un comentario